Escalador sujeto a la cuerda



Sabemos que eres un asiduo a las aventuras en roca pero ya has adquirido la suficiente confianza como escalador y quieres dar un paso más allá. ¡Perfecto! Pero antes de nada, y como ya habrás aprendiendo de tu instructor o club de escalada, lo primero que debes hacer es hacerte con tu propio equipo para escalar de forma autónoma

Un escalador que se precie debe tener su equipo. Elegirlo y saber identificar cada parte es fundamental para una jornada de escalada segura y divertida, por eso mismo jamás deber dejar lugar a la improvisación y mucho menos, a desatender los cuidados que cada complemento necesita. 

La cuerda, es una de las principales protagonistas dentro del equipo de escalada. Es muy importante elegir la variedad que se ajuste a la modalidad de escalada que practiques y el nivel que tengas en este deporte. 

En todo momento te debes dejar guiar por el organismo internacional UIAA (Union International des Associations d'Alpinisme). Ellos se encargan de estipular los estándares de seguridad que toda cuerda de escalada: elongación dinámica, fuerza de impacto, número de caídas UIAA, fuerza de impacto...

Por ello, y sin entrar en demasiado detalle ya que entendemos que sabes de lo que estamos hablando, lo más importante para decantarte por un tipo de cuerda u otra son dos factores: los tipos de cuerda y la elongación de la misma. 

Los tres tipos diferentes de cuerda en la escalada son:
  • Las cuerdas simples son las que se utilizan de una en una. Es la más sencilla de utilizar y sobre todo, en un nivel de escalada de dificultad baja o cuando el ascenso se realiza en línea recta ya que se va clipeando cada seguro con ella. 
  • Las cuerdas dobles, aunque se pasan las dos cuerdas por el mismo seguro, el escalador las va clipeando de forma alterna en los seguros con el propósito de evitar roces y arrastres durante la ascensión. Se utilizan sobre todo cuando la línea por la que vas escalando no se encuentran en línea recta. 
  • Las cuerdas gemelas puedes confundirlas con las anteriores pero nada que ver, ya que en este caso las dos cuerdas se utilizan como una sola unidad, clipeando las dos a la par en un mismo seguro. Se emplean en rutas de escalada más largar y mayor tecnicismo, por ejemplo para descender en rápel pues logra reducir el peso. 


/tb_c-1076-escalador-llegando-a-la-cima1600181010.531.jpg



A la hora de elegir la elongación de una cuerda debes saber diferenciar entre sus diferentes porcentajes:
  • Las cuerdas semi-estatáticas son prácticamente rígidas, estáticas. Su porcentaje nunca será superior al 5% por lo que son perfectas para la progresión por montaña, trabajaos vertícales... Se debe a su resistencia en caso de golpes pequeños, abrasión, tirones. Más que para escalar, las cuerdas semi-estáticas se utilizan para remontar
  • Las cuerdas estáticas reafirman más aun los pautas que antes indicábamos. Sirven para subir pesos, remontar... nunca se utilizan para asegurar o escalar. Perfectas para cañonismo, espeleología, progresión en montaña, tirolinas... Su elongación nunca debe ser mayore al 3%. 
Cuando vayas a adquirir tu cuerda en la tienda especialista, déjate guiar por los consejos de los expertos, las recomendaciones de seguridad que has aprendido en tu trayectoria como escalador, y sobre todo y lo más importante, no escatimes en seguridad. Las cuerdas requieren un trato específico tras cada actividad que solo se la puede ofrecer los que verdaderamente entienden de escalada. 

Y si lo que quieres es decubrir las mejores zonas para practicar escalada en roca en México, no dudes en consultar aquí todas las opciones que existen para practicar tu deporte más padre con los más expertos. ¿A qué esperas para alcanzar la cima?


/tb_c-1076-escalando-con-ayuda-de-la-cuerda1600181011.1666.jpg