Aventándose del avión



Lo poco lógico es tener miedo a algo que solo existe en tu imaginación pero ¿a aventarse en paracaídas? ¡Es lo más normal del mundo! Dar el paso y contratar un salto en paracaídas ya es el primer acto de osadía que habrás superado (aunque ahora te quede lo más difícil y divertido). 

Saltar al vacío es un sueño perseguido por muchos y no todos tienen la oportunidad de realizarlo o se reprimen el miedo a hacerlo. Pero tú, que ya lo tienes claro, lo primero que debes saber es que no estás solo en ningún momento, desde que comienza la experiencia en tierra hasta que vuelves a pisar suelo firme. 

Cómo suele ocurrir, pensar las cosas demasiado no da buenos resultados. Con el paracaidismo pasa igual. Si ya tienes el gusanito metido en el cuerpo... ¡lánzate! No lo pienses demasiado porque te arrepentirás siempre y te aseguramos que es una de las sensaciones más padres que puedes tener. 

Para mitigar miedos, lo más importante es comprender los riesgos y saber en todo momento a lo que te estás enfrentando, por ello los expertos paracaidistas con los que te aventarás te darán una formación detallada de todo el proceso del salto, los materiales de seguridad que se emplean, los equipos extra de seguridad que mitigan los posibles fallos...

Es por eso es tan importante ir contar con la profesionalidad y experiencia de una empresa preparada, que te garantice que te lo vas a pasar genial y que jamás vas a olvidar ese momento. En México puedes saltar en paracaídas en casi cualquier estado, échale un vistazo a todas las ofertas que existe para aventarse en paracaídas acá


/tb_c-1078-caida-libre-antes-de-abrir-el-paracaidas1600244740.9638.jpg



Pero por mucho que te digamos, si no escuchas a alguien asiduo a este tipo de aventuras diciéndote lo chingón que es aventarse en paracaídas, parece que no tiene demasiada cátedra. Por ello, te vamos a detallar los mejores consejos que nos ofrecen expertos paracaídistas y personas que ya se han aventado en paracaídas (¡incluso más de una vez!)

Consejos para superar el miedo a aventarse en paracaídas de personas que ya lo han probado
  • No te quedes con las ganas. Si la idea de aventarte en paracaídas ya ronda tu cabeza... ¡hazlo! No lo pienses demasiado. 
  • Cuando se abre la compuerta del avión no eres consciente de cuán alto estás, no ves nada. Sabes que estás muy alto pero no lo distingues, por eso la sensación de altura extrema no existe.
  • A la hora de saltar sientes como si fueras en una moto a máxima velocidad, pero no ese "vacío en el estómago" del que algunos hablan. ¡Es la sensación más padre que existe!
  • Saber que un experto va a tu espalda, controlando todo, aporta confianza. 



Consejos para superar el miedo a aventarse en paracaídas de expertos paracaidistas
  • Presta atención a todo el briefing que se te impartirá antes del salto.
  • El equipo de un paracaidista ha evolucionado muchísimo y cuenta con las últimas tecnologías en cuanto a seguridad y funcionamiento de cada uno de sus componente. El peligro existe porque es un deporte de riesgo, pero los accidentes son practicamente inexistententes. 
  • Se salta con dos paracaídas. Si el primero no se abre, lo hará el de emergencia.
  • En los saltos tándem, se utiliza un sistema de apertura doble, es decir, el paracaídista experto podrá abrir el paracaídas tanto desde su lado izquierdo como desde el derecho. 


/tb_c-1078-paracaidistas-en-caida-libre1600244742.1326.jpg



Y ahora que sabes que aventarse en paracaídas es de las mejores sensaciones que puedes experimentar en la vida y que los peligros están totalmente controlados... ¿A qué esperas para realizar el tuyo? No te quedes jamás con las ganas de nada...